A lo largo de los años, se ha desarrollado la tecnología para ayudar a las empresas en sus proyectos. Una de las más conocidas es el Modelado de información de construcción, o metodología BIM, según sus siglas en inglés. La implantación de la metodología de trabajo BIM (del inglés, Building Information Modeling) en los sectores de la construcción, ingeniería y arquitectura ha supuesto una auténtica revolución. Y es que la eficiencia en los procesos, y la sostenibilidad, son dos de las grandes ventajas del BIM. Ya que permite desarrollar y gestionar un proyecto desde el boceto inicial hasta el derribo, pasando por la etapa de mantenimiento. 

En este artículo, te contamos de qué se trata este método, y las principales ventajas y desventajas de BIM. 

 

BIM Metodología

La metodología BIM dentro del sector de la construcción es un proceso de modelado integral que utiliza todo el equipo y personal involucrado en un proyecto para trabajar en colaboración, además, define todos los elementos del mismo, los sistemas y componentes que se espera incorporar en una edificación.

Este proceso, puede proporcionar una visión poderosa de los acabados del edificio, la estructura, la posición y el tamaño de los vacíos de servicio y la detección de conflictos con la estructura para predecir de manera eficiente la instalación, evitando problemas de coordinación espacial antes de que el proyecto comience realmente.

Sin embargo, existen diversas críticas a la metodología BIM, incluida la falta de capacidad para compartir datos con subcontratas que simplemente no tienen o no quieren adoptar la tecnología.

 

Ventajas BIM

En ocasiones, puede parecer que la metodología BIM presenta más desventajas que ventajas, pero este sistema provee a las empresas constructoras de suficiente margen de planificación y detalle para gestionar los proyectos en construcción. A continuación, compartimos algunas de las ventajas más significativas.

 

Trabajo colaborativo

Una de las principales claves de la metodología BIM es el trabajo colaborativo entre las distintas disciplinas involucradas en el sector de la construcción. Arquitectos, diseñadores, ingenieros, etc.

La información de cada parte del proyecto se gestiona de forma digital en un entorno común. Y se produce el intercambio de estos datos entre los diferentes agentes del equipo implicados (estructura, arquitectura, instalaciones, etc.), lo que permite una coordinación más efectiva. Además, la metodología BIM ofrece la posibilidad de trabajar de forma simultánea en remoto, apareciendo así nuevos roles, como coordinadores BIM o los conocidos como BIM managers.

Este rol se encarga de gestionar los distintos modelos digitales y sus vínculos para integrarlos en un todo. Al mismo tiempo, es un experto en la labor de coordinación de todas las partes, favoreciendo la detección y solución de problemas con anticipación.

 

BIM soluciones

La integración de las diferentes partes del proceso y la colaboración en un mismo modelo digital permite el análisis detallado de la situación y la detección de errores. Por ejemplo, una ventana que esté posicionada en medio de un pilar, o, al integrar el conjunto de instalaciones, un conducto de ventilación que choca con una viga.

Con la metodología tradicional es común encontrarse con este tipo de problemas en la etapa de obra. Esto se debe, principalmente, a la falta de un análisis conjunto tan exhaustivo de la información proporcionada por las diferentes partes del equipo. Esto implica tomar decisiones o hacer cambios in situ, provocando sobrecostes y el gasto de un mayor número de recursos.

Con la metodología BIM, todos estos problemas pueden ser detectados con antelación, permitiendo así anticiparse y encontrar las posibles soluciones.

 

BIM y la sostenibilidad

La tecnología BIM ofrece la posibilidad de realizar análisis energéticos gracias a la cantidad de datos de cálculo que se pueden extraer del modelo. Materiales, aislamiento u orientación del edificio son algunos campos que se pueden estudiar con detalle en el modelo digital del entorno BIM, y así maximizar la eficiencia energética de la futura construcción.

La optimización de los materiales y de los recursos, el aumento de la eficiencia y productividad, así como la reducción del consumo energético y la contaminación hacen que el uso de la metodología BIM sea más sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

 

Productividad BIM

El modelo previo digital o virtual del edificio se crea mediante un software paramétrico. De este modo, los elementos del proyecto se relacionan entre sí, y sus características están referenciadas. Dependiendo de la función que desempeñen, estos elementos están condicionados de una forma u otra y cualquier acción que se ejecute en el modelo, como, por ejemplo, una modificación de uno de los parámetros, se actualiza de forma automática.

La metodología BIM supone grandes ventajas para la coordinación en el desarrollo del proyecto, ya que existe un mayor control de los elementos. Se reducen los errores y el rendimiento es mayor porque se va generando información técnica, como mediciones, vistas, secciones… al mismo tiempo que se modela. Además, la gestión de los cambios y modificaciones se agiliza de manera significativa. Gracias a esta capacidad de integración y control, los tiempos de elaboración y planificación también disminuyen.

 

Desventajas BIM

Como cualquier software, BIM tiene sus ventajas, pero también sus desventajas, sobre todo cuando el escenario para su implementación no es el adecuado. Veamos qué condiciones propician estas desventajas.

 

BIM inversión

Una de las desventajas del software BIM para la construcción es que requiere una primera inversión sustancial en el software para transformar su metodología de empresa. Es decir, el cambio del modelo tradicional al sistema BIM requiere de una estrategia de implementación que supone gastos en formación, en equipos informáticos, nuevas licencias de software, tiempo de transición y adaptación. 

 

BIM capacitación

Al tratarse de un modo de trabajo totalmente diferente a los sistemas tradicionales y de diseño asistido por ordenador, es necesario el aprendizaje de esta nueva tecnología.

Las empresas tienen que introducir programas de formación para sus empleados, y no siempre es factible tanto económicamente como físicamente. Ya que existen factores como la carga de trabajo de por medio, falta de tiempo o presupuestos ajustados. 

La formación de la plantilla supone un riesgo para muchas empresas, por lo que buscan incorporar perfiles ya formados. Si quieres desarrollar tu trayectoria profesional gracias a las herramientas del BIM, amplía tu campo de conocimientos y conviértete en un BIM Manager con nuestro máster en BIM Management.

 

Transición BIM

Hoy en día, son muchas las empresas del sector de la construcción que conocen las ventajas que ofrece el sistema de trabajo BIM, y no han dudado en llevar a cabo su implantación.

Otras, por el contrario, se encuentran en fase de transición o estudiando la viabilidad del cambio a la metodología BIM. Esta situación, favorece que exista cierta resistencia a ese cambio, y que se den ocasiones en proyectos de construcción donde conviven ambos sistemas.

El hecho de combinarlos, aunque a priori puede suponer una solución, es una gran desventaja ya que reduce notablemente el potencial de la metodología BIM, debido a que no se alcanzan los mismos niveles de productividad y eficiencia de los procesos.

Tanto es así, que en muchos países es un requisito obligatorio para proyectos del sector. En el caso de España, el uso de la metodología BIM se exige desde hace algunos años para las licitaciones públicas de edificación y obra civil, lo que, sin duda, indica el rumbo del camino a seguir.