¿Qué es la metodología BIM?

Para obtener y mantener una ventaja competitiva sobre la competencia en el sector de la construcción, es importante prestar atención a varios aspectos. La creciente complejidad de un edificio, la tendencia a la creación de redes, el aumento de la presión en cuanto a tiempo y costes, y la inmensa presión competitiva exigen una forma de trabajar eficiente. Por ello, es casi imperativo utilizar el BIM y establecerlo en la empresa. El método de trabajo BIM mejora la comunicación entre los implicados porque todos tienen la misma comprensión de la planificación. Lo que, a su vez, facilita los procesos de toma de decisiones. En general, el proceso de planificación y construcción se hace más eficiente porque se producen menos errores. Así, todo el proceso del proyecto se lleva a cabo de forma más económica.

 ¿En qué consiste esta metodología?

El modelado de información de edificios, o BIM por sus siglas en inglés, es un método de trabajo que permite la planificación, ejecución y gestión de edificios en red y en cooperación. Los datos del edificio se registran digitalmente y se resumen de forma estructurada. Un modelo 3D, a menudo, sirve como herramienta central de trabajo. El proyecto sólo se ejecuta realmente tras el registro digital y la planificación. El método BIM evita errores en la fase de planificación y aumenta la eficiencia de un edificio. El modelo digital de datos no sólo se utiliza en la fase inicial, sino que se emplea durante todo el ciclo de vida. Incluso después de la planificación y la finalización, es necesario en las operaciones, especialmente para la gestión de instalaciones y activos.

Principales ventajas de la metodología BIM  

 

Reducción de Errores de planificación 

El estudio de la superficie real del edificio mediante planos 2D, que de otro modo llevaría mucho tiempo, es cosa del pasado. 

Gestión centralizada de datos 

Se puede acceder a toda la información del proyecto de forma centralizada, lo que permite un trabajo estructurado y eficiente.

Más transparencia y seguridad en los costes 

El uso del método BIM proporciona una evaluación realista de los costes, el tiempo y la entrada de materiales.

Mayor eficiencia y calidad 

Al evitar errores y estimar de forma realista los costes, el tiempo y los materiales, la eficiencia y la calidad de un edificio aumentan considerablemente.

¿Para quién es adecuado el método BIM?

Todos los sectores y empresas están sometidos a cambios constantes y a la creciente digitalización que los acompaña. Pero la digitalización no se produce de la noche a la mañana, sino que requiere tiempo para poder alcanzar los objetivos y las medidas. Siga leyendo para obtener una visión general de los sectores para los que el método BIM es rentable.

Industrias de la construcción y del sector inmobiliario 

BIM es el tema más importante para la digitalización en la industria de la construcción y el sector inmobiliario. Con la introducción del método, la planificación y la ejecución de la construcción pueden llevarse a cabo de forma más rápida y eficiente. La estructuración temporal, desde el diseño hasta la gestión de un edificio, también es más fácil de diseñar. En esta industria, el BIM puede utilizarse en la planificación de nuevos edificios y en el registro de inmuebles existentes.

Arquitectura e ingeniería 

En el campo de la arquitectura y la ingeniería, el método BIM es muy útil para desarrollar un alto grado de individualidad. Cada edificio, proyecto o empresa tiene su carácter, que debe destacarse como punto de venta único. Con el método BIM, es posible diseñar el propio enfoque. Además, el método aplica los parámetros de tiempo, calidad y costes en beneficio de la empresa. Aunque el método de trabajo supone un mayor esfuerzo al principio del proyecto, en retrospectiva, ahorra costes que se habrían producido por cambios, entre otras cosas.

Servicios de construcción y gestión de instalaciones 

Los servicios de construcción y la gestión de instalaciones también se benefician del método BIM. Entre otras cosas, el método puede utilizarse para recopilar información importante sobre los productos, así como documentos de mantenimiento y funcionamiento. Estos datos complementan la información sobre los componentes del edificio y pueden seguir viéndose después de la construcción. De este modo, es posible mantener el edificio de forma eficiente, ya que se puede acceder a la información en un solo lugar.

Ingeniería civil

Con BIM es posible crear un modelo 3D detallado que puede utilizarse en ingeniería civil. Los sectores de la construcción de carreteras, agua y ferrocarril, entre otros, se benefician de este método, ya que los proyectos pueden planificarse con mayor eficacia. El proyecto se simula con precisión con un modelo 3D y se corrige si es necesario. Así se evitan costosos errores de planificación. El modelo puede contener información como cálculos y asentamientos, lo que hace que la fase de planificación y ejecución sea más barata para todas las partes implicadas a largo plazo.

Planificación urbana 

Tanto si se trata de edificios individuales como de una ciudad entera, con el método BIM se pueden registrar digitalmente áreas de cualquier tamaño y planificarlas con los datos recogidos. Una planificación urbana eficiente y bien pensada es cada vez más importante. Especialmente en las grandes ciudades, la combinación de un espacio vital escaso y un elevado volumen de tráfico se están convirtiendo en un reto. Para garantizar que se tienen en cuenta todos los aspectos, es imprescindible una planificación estructurada. Con el método BIM, los campos de la construcción y el sector inmobiliario, la arquitectura, la ingeniería y la ingeniería civil pueden unirse en un modelo de ciudad. Así, la información está centralizada para que todos puedan acceder a ella. Esto simplifica la planificación y la comunicación para todos los implicados y aumenta la calidad.