El cloud computing es un modelo de computación en el que se ofrecen servicios informáticos a través de Internet. En lugar de tener que comprar y mantener tus propios servidores y equipos, las empresas y los usuarios individuales pueden acceder a los servicios de informática en la nube y utilizarlos según sus necesidades. Esto permite un acceso más fácil y flexible a la informática, ya que no se requiere tener un conocimiento técnico especializado ni equipos costosos para utilizar los servicios. Los servicios de informática en la nube incluyen cosas como almacenamiento en la nube, bases de datos, servidores virtuales y más.

El principal objetivo de la computación en nube es proporcionar a las organizaciones una forma más flexible, escalable y rentable de acceder y utilizar los recursos informáticos. Con la computación en nube, las organizaciones pueden ampliar o reducir rápida y fácilmente sus recursos informáticos según sus necesidades, sin tener que preocuparse de la infraestructura. Esto les permite centrarse en su actividad principal, en lugar de gestionar y mantener su propia infraestructura informática.

El cloud computing también permite a las organizaciones acceder y utilizar una amplia gama de aplicaciones y servicios a la carta, sin tener que instalarlos y mantenerlos en sus propios ordenadores. Gracias a esto las empresas pueden adaptarse rápidamente a las cambiantes necesidades empresariales.

¿Qué tipos de cloud computing existen? 

Existen varios tipos de computación en nube, cada uno con sus propias ventajas. Algunos de los tipos más comunes de computación en la nube según el servicio que ofrecen son:

Infraestructura como servicio (IaaS)

Se trata de un tipo de computación en nube que proporciona a los usuarios acceso a una infraestructura informática virtualizada, que incluye servidores, almacenamiento y recursos de red. La principal ventaja de la IaaS es que permite a las organizaciones ampliar o reducir rápida y fácilmente sus recursos informáticos según sus necesidades, sin tener que invertir en hardware físico ni gestionarlo.

Plataforma como servicio (PaaS) 

Este tipo de cloud computing proporciona a los usuarios acceso a una plataforma completa para crear y desplegar aplicaciones. La principal ventaja de PaaS es que permite a las organizaciones desarrollar rápida y fácilmente nuevas aplicaciones sin tener que preocuparse de la infraestructura subyacente.

Software como servicio (SaaS)

Este tipo de computación en nube permite el acceso a una aplicación de software completa alojada y gestionada por el proveedor de la nube. La principal ventaja de SaaS es que permite a las organizaciones acceder y utilizar aplicaciones de software bajo demanda, sin tener que instalarlas y mantenerlas en sus propios ordenadores.

Otros tipos de computación en nube son:

Red como servicio (NaaS) 

Se trata de un tipo de computación en nube que proporciona a los usuarios acceso a una infraestructura de red virtualizada, incluyendo routers, switches y otro hardware de red. La principal ventaja de NaaS es que permite a las organizaciones crear y desplegar rápida y fácilmente redes complejas de varios niveles sin tener que invertir en hardware físico ni gestionarlo.

Seguridad como servicio (SECaaS)

Se trata de un tipo de computación en nube que proporciona a los usuarios acceso a una serie de servicios relacionados con la seguridad, como cortafuegos, detección y prevención de intrusiones y cifrado. La principal ventaja de SECaaS es que permite a las organizaciones externalizar sus necesidades de seguridad a un proveedor de confianza, lo que les permite centrarse en su actividad principal.

¿Qué ventajas ofrece la computación en nube?

Hemos comentado que la computación en la nube ofrece a las empresas una forma de obtener acceso rápido y fácil a una gran cantidad de recursos informáticos sin tener que invertir en hardware y software costoso y complejo. Otras de sus principales son las siguientes:

Escalabilidad

La computación en nube permite a las organizaciones escalar rápida y fácilmente sus recursos informáticos según sus necesidades, sin tener que invertir y administrar hardware físico.

Rentabilidad

Dado que la computación en nube permite a las organizaciones pagar sólo por los recursos que utilizan, puede ser una solución más rentable que la computación tradicional en las instalaciones.

Acceso a una amplia gama de aplicaciones y servicios

Con el cloud computing puedes acceder a una amplia gama de aplicaciones y servicios informáticos sin tener que preocuparte por la administración y el mantenimiento de los sistemas.

Seguridad

Muchos proveedores de servicios en la nube ofrecen sólidas medidas de seguridad para proteger los datos de sus clientes, como cifrado, controles de acceso y detección y prevención de intrusiones. La información se maneja de forma centralizada por los proveedores de servicios en la nube, lo que puede ayudar a proteger mejor tus datos.

 

¿Cómo formarse en cloud computing?

Puedes comenzar con el máster en cloud computing de Itti. Hemos creado una excelente metodología de estudio con profesionales y líderes en la computación en la nube.

Comienza hoy mismo tu formación en Itti.es y adquiere las certificaciones oficiales de Microsoft como GC-ACE: Google Cloud Certified – Associate Cloud Engineer, AWS Certified Cloud Practitioner y Microsoft AI-900 Fundamentals.